Añade aquí tu texto de cabecera

DESPEDIDA

Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltaría motivos para serlo. Es el momento para confesar que he ocultado siempre mi verdadera historia.

            Tuve que mentir sobre los motivos de mis faltas viviendo verdaderamente abatido. Si todo hubiera ocurrido en otras circunstancias ¡cuán diferente hubiera sido mi vida! Ahora ya me enfrento a la despedida con dolor. Lamento haberme visto obligado a transitar por caminos tan siniestros. Al final la fortuna conseguida no me dio la felicidad.

Deja un comentario

Hola ¿Sobre qué tema charlamos?